miércoles, 27 de junio de 2018

Mundial Rusia 2018



Para que luego digan que en Junio nunca pasa nada. Pues en España nos lo estamos pasando teta. Hemos cambiado de gobierno en menos que canta un gallo, mientras Rajoy ahogaba las penas en un restaurante cerca del congreso como si no fuera con el, - nada nuevo en el horizonte - y Rivera no sabía ni por donde le venían, en un plis plas, Nicolás. Los españoles somos así, aguantamos y aguantamos hasta que se nos hinchan los güews y lo mandamos todo a la mierda.


Pero vamos a lo que vamos. Fútbol, el opio del pueblo, que digo yo del pueblo, ¡del mundo entero!. A mi me encanta el fútbol, y los mundiales me parecen lo más de lo más. Con lo único que no estoy de acuerdo - yo y las niñas del Estanco Moreno de mi pueblo - es en cómo han agrandado la equipación, ¿qué ha sido de aquellos chiqui shorts que dejaban los jamones al aire? Te quedabas hipnotizada cuando iban corriendo y veías a cámara lenta ese cuádriceps, sube y baja, sube y baja, sube y ...


Perdón ... ¿por dónde iba?... ¡Ah, el Mundial!


Antes que nada tengo que decir que estoy un poco consternada, a mi me falta Italia, porque Italia es el pepperoni de todos los Mundiales. Voy a echar de menos a Buffon y sus 191 centímetros, yo le recuerdo desde que era una chavala, así que debe tener más o menos 87 años, y ahí sigue en su portería, porque las porterías tienen un atractivo especial, que te atrapa, la portera de mi casa se jubiló cuando la sacaron con los pies por delante, tenía 96 años, una pena, era tan feliz cotilleando todo el día...


Pero claro, es que se lo han buscado, si quitas a Pirlo y a Del Piero, ¿qué esperas?, ya sé que son viejas glorias, pero siguen siendo glorias, ¡coño!. En fin, mi más sentido pésame a Italia.


Sin embargo, el rollito que se trae España no lo acabo de entender, nos estamos boicoteando a nosotros mismos desde el minuto 1. Primero nos cambiamos el entrenador dos días antes, así, a lo loco.
Después vamos sin un 9, - ya sé que está Costa pero a mi no me vale - yo soy una romántica y me quedo con mi Torres y mi Villa. Iniesta de mi vida está un poco desganado, yo creo que ya tiene la cabeza en Osaka y el Sushi y lo demás le trae al pairo. Y luego la táctica, esa táctica... ¿me puede explicar Hierro por qué cojones cada vez que llegamos a la portería contraria no hay nadie para rematar? Diez jugadores y no hay nadie para rematar, más de una vez me han dado ganas de meterme en la tele y pegarle yo al balón. Menos mal que está mi Isco, porque este mundial está siendo muy angustioso para mi, cada vez que llegan a nuestra portería me echo a temblar...


Yo soy muy de segundas oportunidades, pero gilipollas no. Hierro, cariño mío, hay que cambiar a De Gea, no insistas más, tienes que cortar el cordón y dejarlo marchar, De Gea tiene que volver a Manchester, a comer Cheddar, mucho Cheddar. Si el angelito mío no tiene ni fuerzas para parar el balón, con esa cara de huérfano enfermo, que podría pasar por el hermano olvidado de Annie, tiene la mismita cara que los niños del orfanato cuando los obligaban a limpiar la cocina. Y digo yo, De Gea, melón, ¿cómo puedes tener esa cara de amargao con todo lo que ganas, trabajando en lo que más te gusta, siendo convocado a un Mundial, pedazo de alcornoque, y con esa novia tan mona y tan artista que tienes?... que mal repartido está el mundo.


El caso es que como Reina, que a mi me da un buen rollo que te cagas, tiene no se qué en las cervicales y a Kepa no lo quieren quemar todavía ... ¿Todavia?... ¿en serio?, los Mundiales se juegan cada 4 años, almas de cántaro, no ca-da-fin-de-se-ma-na, y yo quiero ganar ¡ESTE!... Echo de menos a Casillas, sí, lo sé, me aferro a los buenos recuerdos, a veces me sale la octogenaria que hay en mi.


Pero De Gea no es el único que está amargao, se puede coger de la mano de Messi, la madre que me parió, que es la misma que se está viendo el mundial conmigo y está flipando en colores. Yo tenía un cactus que era como Messi, lo cambiaba de ventana y se me mustiaba el pobre, Ventana Barsa Feliz, Ventana Mundial Mustio... Los ricos también lloran, obvio.


Deberían ser como Modric, mi pequeño Ratatouille, - tiene la misma cara que el ratoncillo de la película, a mi me inspira una ternura, que yo me llevaba a Modric a mi casa, lo adoptaba, lo iba a inflar a comer pescaito frito y lo iba a arropar todas las noches después de leerle un cuento - siempre tan feliz, se lo pasa pipa y eso se nota en el juego, de hecho, me está sorprendiendo mucho Croacia, me está gustando tanto que si echan primero a España me voy con ellos, ¡Ea!. A rey muerto rey puesto.


Bueno, y por otro lado, feliz de que se hayan quedado los suecos y se hayan ido los alemanes. Es una cuestión de cariño. Los suecos nos trajeron ese rubio ultra platino, fueron los primeros en ponerse en topless en España en plena dictadura, Torremolinos lleno de domingas suecas en los 60, ¡vaya par de ovarios!, y luego estaba la
Pippi Langstrump, ¡me encantaba de niña!... y no sé por qué, ya que la estuve viendo el año pasado en una reposición y no entendí nada, es más, me dieron ganas de tirarla del caballo a la muy petarda, pero de niña me hizo muy feliz - o, al menos, así creo recordarlo - y eso es lo que importa. Y para rematar los suecos tienen la joya de la corona de madera..... IKEA … He amueblado, ¡2 veces!, mi salón y mi comedor por menos de 300 euros, repito, ¡2 veces!. Eso antes de Ikea era impensable. Que sí, que ya sé que 245 millones de personas en el mundo tienen la misma mesa de comedor que yo, pero me importa un pepino porque le he puesto un mantel de hule moderno con un estampado divino de la muerte y una caída estupenda que te cagas en las bragas.


Además los alemanes la liaron muy parda el siglo pasado, y no me gusta la Merkel. Y si no lo hubieran hecho ellos habríamos inventado nosotros, los españoles, la cerveza, era cuestión de tiempo... de hecho, ¡ni siquiera ellos la inventaron! Fueron los iraníes en el 4000 antes de Cristo, o por ahí. Supongo que fue antes de que se replegaran tanto en su puñetero campo para que no nos pudiéramos acercar a su portería - qué agonía de partido -.


Y hablando de cerveza y vino blanco... ¿dónde nos metemos a Maradona?, ¡Virgen del amor hermoso vaya pedo!... Que se le había subido la tensión, si, bueno, venga, vale, de acuerdo, aceptamos pulpo como animal de compañía. Vamos a ver, un poquito de seriedad señores, mi santa madre es super hipertensa, y le han dado ya varios parraques, y en ninguno de ellos se puso a hacer la peineta a dos dedos, ni alucinó mirando al cielo como si hubiera visto a la Virgen de la Santa Pachorra. Eso era un moco de manual. A mi me da en la nariz – sorry, me venía al pelo – que tiene celos de Messi Mundial Mustio, porque siempre tiene que dar el cante cuando Messi marca gol. Ahora nadie recuerda ese gol, y por las redes solo ves a Maradona tirado en un sillón mientras le toman el pulso y su amigo de la camiseta del 10 se pone hasta el culo de piquislabis pasando de su estado de salud como de comer flores. Si, si, una subida de tensión. Y es que la envidia es muy mala, y las viejas glorias lo llevan muy malamente. Luego salió el bulo de que se había muerto y, por un momento, me lo creí. Pero no, ni se ha enterado, está como nuevo el jodío. Maradona es el Ozzy Osbourne argentino, no hay más que verlo, genio y figura hasta la sepultura. Como sacado de Miedo y asco en las Vegas.


¡Porras!, el partido de Brasil, faltan 5 minutos. Seguiré retranscribiendo otro día y en otro post.
¡Me encanta el Mundial!